EL PODER DE NUESTRAS PALABRAS VISTO DESDE UN MICROSCOPIO


Durante estas pasadas semanas hemos experimentado emociones diversas. Entrar en el detalle de cada una de ellas solo las hará más presentes así que hoy he elegido enfocarme en reconocer que existen, aceptarlas, aprender de ellas y superarlas.


Me alarma leer comentarios y publicaciones de personas que dicen que estos próximos 4 años serán de miseria y escasez y por esto mismo me siento responsable por decirte que no lo creo así.


Alguna vez te has preguntado, ¿porqué siempre me pasa lo mismo? ¿porqué siempre obtengo los resultados que NO quiero? Aquí mi respuesta: Uno de los principios de la programación neurolingüística establece que en lo que nos enfocamos aumenta, se expande, sucede, esto significa que con esa misma energía con la que rechazamos lo que no queremos, estamos provocando que se manifieste en nuestra vida. Por eso estoy convencida de que debemos cambiar el enfoque porque seguramente al cambiarlo, también cambiaremos el resultado.


Si bien es cierto que hay una gran responsabilidad gubernamental, hay un lado que controlamos nosotros y ahí es que se encuentra una gran responsabilidad personal.


No, no voté por el candidato electo. Tampoco estoy a favor de tanto atropello y abuso porque mi causa es el amor, el respeto y la paz. Por esta razón estoy convencida de que nuestro éxito o nuestro fracaso no puede estar en las manos de alguien más, mi éxito o mi fracaso está simple y sencillamente en mis manos.


¿Se vale luchar por nuestros derechos? ¡Claro que sí! ¿Por la justicia social? ¡Definitivamente! Tenemos que fiscalizar y promover la transparencia y la equidad? ¡Absolutamente! No tan solo por nosotros, sino por nuestras futuras generaciones. ¡Yo estoy 300% de acuerdo!


Con lo que no estoy de acuerdo es con que comencemos a creer que ya todo está perdido. Que no hay opciones, que las oportunidades son limitadas o que están disponibles solo para unos pocos; esto es lo que me niego a creer. ¿Sabes por qué? Porque creo en ti, creo en tu talento, en tus habilidades y en tu aportación única para el mundo. El seguir escuchando opiniones y más aun, hacerles caso, solo estará deteniendo nuestro progreso y el hecho de que en efecto alcancemos nuestros objetivos sí o sí.