¡TRANQUILA! ROMA NO SE HIZO EN UN DÍA

Actualizado: 8 de jul de 2020


mujer pensando, mujer con una computadora, keila navarro

Recuerdo el día en que mi Tití Chepy me dijo: “Tranquila, Roma no se hizo en un día”. Ese momento fue para mí de mucha revelación. Rápidamente me puse a pensar en su historia, sus altas, sus bajas y su legado, así que ésta breve y muy profunda frase me ha inspirado desde aquel día hasta hoy.


Aprovecho la oportunidad para darle color a la importancia de estar consciente de nuestras palabras ya que definitivamente las de mi tía influyeron grandemente en mi vida así como las de cada uno de nosotros inevitablemente influyen en la vida de otras personas. ¿Estamos hablando para edificar o para destruir? Ésta es una gran pregunta que debemos responder diariamente.


El haber escuchado la frase sobre Roma me dio la paz que necesitaba para creer en los procesos, tener una fe inquebrantable, confiar en mí y en mi propuesta de valor, desarrollar estrategias, ser flexible, persistir, ser muy paciente y por supuesto disfrutarme cada experiencia al máximo. ¡Gracias Tití!


Decidí compartir esto contigo por que día a día veo como seguimos cayendo en la trampa de la prisa, de tener la presión de cumplir con las expectativas de los demás, la dirección a la cual nos llevan las nuevas tendencias en las redes sociales, la comparación y las apariencias. Lamentablemente vivimos en un mundo donde Mr. Algoritmo dirige nuestras acciones y en muchas ocasiones nos perdemos entre lo que creemos que queremos SER versus para lo que hemos sido creados y llamados a HACER.


Se siente en el ambiente el "ajoro de vida" y hoy te quiero decir: "¡Tranquil@! Roma no se hizo en un día."

Hace unas semanas una de mis clientes me dijo que me admira porque pudo ver cómo hago muy bien mi trabajo "sin prepararme porque me sale natural." Honestamente esto me levantó una bandera roja que decía: "Alerta querida cliente, Roma no se hizo en un día." Comencé a hacerme miles de preguntas y por supuesto, asumir 300% de responsabilidad por lo que yo he estado comunicando por años.


Reconozco que de primera intención me chocó porque la realidad es que yo sí me preparo antes de cada cliente, dedico horas a estudiar su perfil y trabajo diligentemente con cada uno de ellos como si fuese un asunto de vida o muerte por que así lo veo yo. Mi trabajo es una gran responsabilidad para mí y lo tomo muy en serio; al punto de que en lugar de diseñar una sesión de coaching regular, mis clientes disfrutan de una experiencia en ropa deportiva, al aire libre, en paz y en armonía listos para construir su mejor vida, ¡AHORA!


No estudié Programación Neurolingüística por que estaba de moda ya que cuando lo hice, era muy poco lo que se hablaba sobre este tema, lo estudié porque lo vi como un vehículo real para recibir herramientas que me ayudaran a trabajar conmigo primero y que a su vez me permitiera ayudar cada día a más personas con profesionalismo y orientación a resultados extraordinarios. Me tomó mucho tiempo, esfuerzo y dinero poder materializar esta meta y cada día estoy más comprometida con dar lo mejor de mí para beneficiar a otros.